PERNAS BONITAS

PERNAS BONITAS

CONSEJOS PARA CONSEGUIRLAS

 

¿Qué mujer no desea poseer unas piernas de infarto?

Pues aquí van unos consejos simples y fáciles de seguir que podrán ayudaros a esculpir y moldear unas piernas de escándalo.

 

1. Para empezar, haced un hábito de caminar cada día.

En la medida de lo posible procurad caminar a ritmo vivo, no pasear, sino caminar de forma atlética durante 30 – 45 minutos diarios y vuestras piernas cambiarán en pocas semanas.

Recordad que no se trata de pasear como si fueseis mirando escaparates, sino de hacer ejercicio, por tanto, mantened un ritmo vivo que os altere la respiración y eleve la temperatura.

Tampoco se trata de correr y en ningún momento debéis despegar los dos pies del suelo, eso produce impacto y tensión articular a nivel de tobillos, rodillas, caderas y lumbares.

Como efecto secundario de caminar con brío quemaréis muchas calorías y también reforzaréis el corazón.

*Si encontráis aburrido salir a caminar solas, hacedlo en compañía o bien llevaos vuestros auriculares con vuestra música favorita.

 

2. Ejercicios al aire libre/en casa enfocados a las piernas.

A ser posible buscad un lugar tranquilo al aire libre dónde poder realizar unos sencillos ejercicios para las piernas, puesto que al aire libre es más saludable y si el tiempo lo permite os oxigenareis más y estaréis más resistentes y os cansaréis menos. Pero también podéis hacerlos perfectamente en casa.

  • Para empezar realizar unos estiramientos para evitar futuros calambres y dejar los músculos sueltos.

    Primero, en posición de pie, mantened las rodillas rectas, pero no del todo bloqueadas, y flexionaos por la cintura con los brazos estirados hasta acercar las puntas de los dedos de las manos a los pies. Manteneos unos breves segundos en esa posición y repetid 10 veces.

    Ahora de pie, situaos cerca de un punto de apoyo donde podáis agarraros con una mano para mantener el equilibrio, doblad una rodilla y agarraos con la mano del mismo lado el pie por detrás y tirad de él hasta el glúteo. Mantened la posición por cinco segundos y repetid 10 veces. Luego hacedlo con la otra pierna.
    Sentaos en el suelo, una pierna estirada delante vuestro y la otra flexionada de tal forma que la rodilla mira al exterior y el pie toca la cara interna del muslo de la que está estirada. Procurad agarrar con ambas manos el pie de la pierna estirada. Repetid 10 veces y luego cambiad la posición de las piernas.

  • Ahora, separad los pies a la anchura de las caderas y estirad los brazos por delante del cuerpo. Mantened los brazos estirados y flexionad las piernas como si fueseis a sentaros en una silla imaginaria detrás vuestro. Procurad bajar por debajo de la línea paralela de los muslos, es decir, los glúteos han de bajar por debajo de las rodillas. Subid sin llegar a bloquear del todo las rodillas y repetid 10 veces.

    Después descansad alrededor de un minuto y repetid. Gradualmente deberíais aumentar el número de series y de repeticiones, en poco tiempo podréis hacer 4-5 tandas de 15 repeticiones. Vuestras piernas serán el mejor reflejo de vuestros progresos. 
     
  • Vamos a trabajar los glúteos.
    Tumbaos en el suelo, o en una colchoneta si disponéis de una, y si en el parque tenéis un banco cerca este ejercicio lo podéis hacer usándolo o en casa usando una silla. Para ello apoyaréis el cuerpo en el suelo, pero colocaréis los gemelos (pantorrillas) sobre el banco.

    Lentamente haréis presión desde los talones, sea desde el suelo o bien desde el banco, para elevar tanto como sea posible los glúteos del suelo. Mantened esa posición por una cuenta de varios segundos antes de regresar a la posición inicial y repetir.
    Esforzaos para gradualmente incrementar el tiempo de la contracción (en segundos) y de repeticiones. Deberéis apuntar a llegar a 20 repeticiones de tantos segundos como podáis.

  • Otro movimiento que hará maravillas por la forma de vuestras piernas es la zancada. De pie, adelantad un pie y flexionad la pierna sin llegar a tocar el suelo con la rodilla de la que se queda atrás. Regresad a la posición inicial y repetid durante 15 repeticiones. Luego pasad a la otra pierna.

3. Masaje.

Despues de acabar la rutina de ejercicio deteneos unos minutos para masajear las piernas. Eso hará fluir la sangre, eliminar los residuos metabólicos del ejercicio como el ácido láctico, reducirá la intensidad de las agujetas y de paso os ayudará a eliminar morados y manchas en las piernas.

 

Además, si aprovecháis para usar un poco de aceite de masaje, o de coco y efectuáis un friegue enérgico ese masaje constituirá una sensacional forma de exfoliación para eliminar piel muerta y revitalizar la circulación sanguínea y aún se acelerará más la desaparición de esas manchas y morados. ¡Esas piernas revivirán!

 

Unos últimos consejos generales de belleza y salud.

  • Manteneos siempre bien hidratadas y recordad que la piel se hidrata por dentro y por fuera, por tanto bebed agua y humedeced las piernas bien.
  • Aseguraos de dormir lo suficiente.
  • Procurar subir las escaleras en lugar de usar el ascensor y prescindid del coche cada vez que podáis.

Creado el 10/10/2018 Belleza y Bienestar 0 203

Dejar un comentarioLeave a Reply

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.

Archivos del blog

Categorías del blog

Últimos comentarios

Sin comentarios

Buscar en el blog

Related articles

Comparar 0
Ant.
Sig.

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € IVA
0,00 € Total

Precios con IVA incluído

Finalizar compra