12 Reglas de belleza para la piel

12 Reglas de belleza para la piel

La primera regla:

La primera regla que jamás debéis obviar es eliminar siempre (y siempre significa siempre) el maquillaje antes de  acostaros.

La piel necesita respirar durante la noche y el maquillaje impide justamente eso, ya que si lo dejáis de noche éste tapará los poros lo cual puede provocar puntos negros y otros defectos.

Si no disponéis de un eliminador del maquillaje usad un poco de aceite de oliva sobre un algodón o una esponja de limpieza facial y masajead suavemente la cara hasta eliminar el maquillaje y las impurezas.

La segunda regla:

No olvidéis que la exfoliación es indispensable al menos una o dos veces por semana.

Exfoliad para eliminar las capas muertas de piel y proporcionar un brillo saludable a la piel. También podéis aplicar una pasta en forma de nuez en polvo y yogur para exfoliar la piel, ya que los antioxidantes de la nuez os ayudarán a eliminar la suciedad y promover una piel radiante.

La tercera regla:

Hidrataos muy bien.

Bebed agua en abundancia cada día, al menos 6-8 vasos al día. Además, consumid frutas y verduras que contienen un amplio volumen de agua en su composición. No olvidéis el agua de rosas que ayuda a prevenir y a reducir los ojos hinchados por las mañanas y ayuda a mantener el equilibrio del pH hidratando de forma natural la piel.

La cuarta regla:

Cuidado con la acción del sol sobre la piel.

Debéis aplicar un protector solar de al menos 15 para bloquear tanto los rayos ultravioleta A como los B. Puesto que la exposición al sol a lo largo vida produce arrugas, manchas de la edad y otros problemas de la piel, debéis protegeros del sol. Usad un producto que no sea comedogénico, es decir que no obture los poros de la piel. No olvidéis el protector solar aunque esté nublado si vais a la playa o si os encontráis en superficies reflectantes, como la nieve, dónde incluso necesitaréis doblar la protección solar.

La quinta regla:

Tened presente que somos lo que comemos, por tanto, prestad atención e vuestra dieta.

Consumid frutas y verduras frescas, suficiente proteína y vitaminas, en especial la C por su incidencia sobre la formación del colágeno. Una dieta baja en grasa y en azúcar también contribuirá a la salud y brillo de la piel. Algunos expertos, advierten que los alimentos picantes, fermentados, la sal y las frutas cítricas y alimentos fritos contribuyen a estropear el aspecto de la piel.

La sexta regla:

Haced ejercicio de forma regular para conseguir sudar, lo cual ayuda a abrir los poros y a limpiar la piel.

Correr, nadar, ir en bicicleta o acudir al gimnasio son medios de mejorar vuestra forma física y salud, activado la circulación y también contribuyendo a limpiar todo el cuerpo. No basta con pasear, hay que sudar. Aprovechad para cuidar la piel antes y después del ejercicio. Aplicad un tonificador para minimizar la producción de grasa antes y exfoliad después del ejercicio. Después podéis aplicar una capa de mantequilla de mandinga o simplemente un poco de aceite de oliva para hidratar la piel.

La séptima regla.

Dormid al menos 8 horas cada noche.

Si no dormís lo suficiente la piel lo acusará y se verá cansada al igual que vosotras y eso os provocará bolsas.

También os podéis aplicar miel en la cara dos o tres veces a la semana para calmar y reparar la piel.

Tampoco os olvidéis de lavar e hidratar la cara antes de iros a dormir y si tenéis la piel seca emplead limpiadores suaves que no contengan alcohol. Y sobre todo, evitad el agua caliente, pues seca excesivamente la piel.

La octava regla:

Si padecéis de acné, lavaos la cara con agua templada tres veces al día y aplicad un suave masaje de movimientos circulares, usando un limpiador que contenga alfa hidroxiácidos o beta hidrosiácidos.

Después de limpiar bien, aplicad una loción que contenga peróxido benzoilo para mayor eficacia debido a sus propiedades antibacterianas.

La novena regla:

Sobre todo, no reventéis las espinillas, porque eso producirá inflamación, rojez e incluso marcas.

Simplemente limpiad la espinilla con agua de rosas y colocad una bolsita de té verde enfriada sobre la zona durante 10 minutos. Además, si usáis gafas, aseguraos de limpiarlas frecuentemente para evitar que la grasa se acumule alrededor de los poros de los ojos y la nariz.

La décima regla:

Usad elementos cotidianos para realizar friegas que nutran y faciliten la respiración de la piel.

Por suerte, seguro que tenéis acceso a artículos comunes de la cocina para cuidar vuestra piel.

Por ejemplo, una cucharada de harina de garbanzos, media de cúrcuma en polvo, una pizca de alcanfor y otra de sándalo, mezcladas con agua o leche de rosas, constituye una mezcla perfecta para cuidar la piel. De hecho, para muchos especialistas los secretos de belleza se encuentran en la medicina tradicional de la India, conocida como Ayurveda que emplea especias y alimentos tradicionales.

La undécima regla:

Mimad vuestra piel a diario.

No olvidéis de usar un masaje facial con aceites porque puede hacer maravillas por el estado de vuestra piel. Existen excepcionales agentes para nutrir y dar brillantez a la piel como los aceites de coco, de mostaza, de almendras, etc. Para las pieles secas podéis usar una máscara fresca de cerezas, usando la pulpa fresca de las cerezas y dejándola actuar durante 15 minutos antes de acostaros y lavaos después con agua tibia. Podéis incluso esperar ese tiempo escuchando música instrumental relajante y obtendréis una piel relajada y regenerada.

La duodécima regla:

Seguid hábitos saludables.

En la medida de lo posible evitad el estrés tanto como os sea posible. El estrés eleva la producción de cortisol entre otras hormonas del estrés dejándoos más proclives a las lesiones y con la piel más aceitosa. El ejercicio físico, el yoga, los masajes, los ejercicios respiratorios y la meditación facilitan la relajación. Cuanto más relajadas estéis más resplandeceréis. Algunos doctores aseguran que simplemente aprendiendo a respirar bien es posible libraros de los puntos negros y de las espinillas.

Estirad y ejercitad los músculos de la cara mediante varios ejercicios que tonificarán los músculos faciales, al igual que podéis tonificar los de las piernas o glúteos. Y la mejor forma es ¡sonreír!

Os cuidáis por dentro y por fuera, os vestís de forma impoluta, pero todavía falta la guinda del pastel para haceros radiante ante todos: vuestra sonrisa.

Mantener la sonrisa facilitará el mantenimiento del tono de los músculos faciales y la piel y lo creáis o no, ayudará enormemente a que la gente diga que… ¡parecéis 10 años más jóvenes!  

 

Creado el 07/01/2019 Belleza y Bienestar 0 151

Dejar un comentarioLeave a Reply

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.

Archivos del blog

Categorías del blog

Últimos comentarios

Sin comentarios

Buscar en el blog

Related articles

Comparar 0
Ant.
Sig.

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € IVA
0,00 € Total

Precios con IVA incluído

Finalizar compra